hands

hands

lunes, 27 de octubre de 2014

Oda al silencio. Epigrama.




Pero cállate, joder;
 que estás más guapa.

No pretendía, te lo juro.


Juro que no quería que mi canción favorita fuese tu respiración contra mi nuca cada noche y tampoco que mi vida empezara en tu boca.

Te prometo que tampoco quise huir de todo para quedarme contigo.

No he querido jamás escribirte un poema ni que fueses la canción de mi vida.

No he querido ser sueño por miedo a que te despertaras.

Te aseguro que no me queda ni un puto silencio que no sea tuyo.

Tampoco es que haya pretendido nunca volar, pero me abriste de piernas.

Te juro que yo solo quería seguir andando, pero nos miramos de frente.

No he querido subrayar libros, ni arrugar las páginas, y mucho menos arrancarlas; pero te he leído tanto que jamás te me vas a olvidar.

Es que te juro que..

no he querido a nadie como a ti.

Te doy lo único que no me quistaste: mi palabra.


miércoles, 22 de octubre de 2014

Supervivencia 1.

Aparta. 
No cabe duda;
pero nosotros tampoco.





‘Perder no significa quedarse sin nada’; me lo dijo con una sonrisa que escondía una despedida forzada y una mirada furtiva que buscaba cualquier salida que no fuese mi boca.

Me quedé atónita, mirando el adiós que había encima de la mesa; con todas las cartas rotas, 
el cementerio de flores que formaban un campo precioso de noches de tormenta y toda la paciencia que habíamos perdido por el camino de lágrimas.

Después de más de dos cafés, mil besos y un adiós firme y rotundo; 
me metí debajo de las sábanas blancas, impregnadas de su olor y al no haber ninguna distracción, por fin, fui consciente de mi propia existencia, y me pareció algo espléndido.

Nunca, 
ni tan siquiera después de enseñarme el mundo en forma de orgasmo, 
ni siquiera después de llorar de pura felicidad, 
tampoco antes de besarme, ni en mitad de un abrazo, 
ni al final de un polvo … 
ni siquiera cuando no podía estar más absorta del mundo porque no había otro mundo que no fueras tú.. 
me había sentido así.

Tampoco sé si existe o existirá la noche en que cada pequeña fibra de mi ser no te ame hasta que me duela masturbar este silencio 
y pensaré en tu cara cuando llegue a la cama y no tenga con quién deshacerme del frío de ahí fuera.

Yo qué sé; en el fondo sólo había eso: fondo.
Pero se nos daba bien tocarnos.

Lo que pasa es que soy la única persona capaz de atardecer de tu color favorito,
y tú eres el idiota que no soporta que atardezca para otros.

Y así, sintiéndolo mucho pero cada vez menos: me he dado cuenta de que prefiero quedarme sin nada, antes que perderte; 
pero que mañana será otra vez domingo aunque sea viernes y hoy he vomitado todas las mariposas después de beberte para olvidarme.

Sin ir más lejos porque ya no queda camino; te explico:

Nunca, ni tan siquiera después de enseñarme el mundo en forma de orgasmo, ni siquiera después de llorar de pura felicidad, tampoco antes de besarme, ni en mitad de un abrazo, ni al final de un polvo … ni siquiera cuando no podía estar más absorta del mundo porque mi mundo eras tú… me había sentido así:

Tanto yo para tan poco tú.

Tanto aire para tan pocos pulmones.

Tanto amor para tan poca boca.

Tanta vida para tan pocos domingos.

Si lo pienso bien:

tampoco

fuiste

para

tanto,
tonto.


Fingiré, 
una vez más, 
que no hemos muerto por décima vez
 y sonreiré
pensando
 que siempre serás mi mejor pesadilla.






jueves, 16 de octubre de 2014

En punto muerta.




Hace mucho que me he acostumbrado a mirarme y no encontrarte;  
y no es por falta de valentía, 
es que me has enseñado a dejar de tener ganas.

Me he llevado las manos al corazón porque he oído el tic-tac de mi reloj retumbar entre estas cuatro paredes y me ha sonado a ruinas.

He convertido sonrisas en indiferencia,
pero también sé ser feliz sin que se note.

Me he mudado de personas cuando lo he necesitado; 
así que no tientes a la suerte, que es una ramera y se va con cualquiera.

Ya no tengo nostalgia; suenan cristales rotos y no sé qué recuerdo se me ha caído, 
será que pocas cosas merecen mi pena.

Me he quedado sola ante el peligro de perder.
No queda remedio;
pero te advierto,insensato, prefiriendo ser la enfermedad.

Escucho ‘here with me’ unas 356 veces al día y, cada vez, me suena diferente;
lo mismo que tú; 
que, aunque respiremos el aire del mismo bar, no nos sabe igual.

Te juro que he buscado un final digno de mí, 
y sólo he podido esbozar una frase:
'estoy dispuesta a hacer cualquier locura por amor...
 pero tonterías las justas;

porque he llegado a un punto en el que lo único que me queda es decidir si es final,seguido o suspensivo.' 


miércoles, 1 de octubre de 2014

Hola, ¿sigues ahí?



Te vas a girar cualquier noche en la cama y te vas a encontrar con todas las caricias que no te di.

Un día te mirarás al espejo y verás en tus ojos todo el dolor que un día me regalaste.

Vas a lavarte la cara, queriendo quitarte la culpa de encima y te vas a creer, por un momento, que lo has conseguido.

Después te vestirás con la ropa que un día yo te arrancaba sin tocarte; te pondrás esa camiseta que tanto te gusta y los vaqueros rotos, que se te caen a pedazos; soñando que me peleo con tu cinturón para desabrochar las ganas que tienes de follar cada mañana.

El café te va a saber más amargo de lo habitual; no estaré yo encima de la mesa comiéndote el cuello mientras te endulzo la vida con alguna que otra sonrisa entre dientes.

Se te va a olvidar cerrar la puerta con llave; esa que yo he abierto tantas veces para no volver, pero he cerrado otras tantas para no perdernos.

Tendrás que pasar por delante del bar de siempre. Con los de siempre. Pero sin mí. Cerrarás los ojos para no ver mi ausencia reluciendo en todos los escaparates de Gran Vía.

La rutina te comerá, pero nunca como yo.

El trabajo te asfixiará, la corbata te ahogará y los papeles te amputarán esa poca energía que te queda para dar los buenos días.

Te reirás de algún chiste malo; y entre carcajada y carcajada, verás mi cara mojada como aquel día que nos llovió por dentro.

Abrirás el primer cajón y encontrarás la foto que no nos hicimos porque nos enamoramos de un instante que no hacía falta inmortalizar porque prometimos que nunca lo íbamos a olvidar;
descubrirás debajo de todas las carpetas, esa factura de aquel hotel de la noche en la que nos desvivimos porque, literalmente, se quedó allí un poco de nosotros impreso en las paredes de esa habitación blanca que rezumaba insomnio por todas partes.

Saldrás corriendo de ese trabajo inútil y cogerás el coche destartalado que tantas veces nos dejó tirados en esas carreteras perdidas de tu mano y verás a la nostalgia sentada de copiloto susurrando mi nombre.

Irás corriendo, sin mirar, fijándote en la nada que te espera delante de todo lo que te rodea creyendo que al final de ese túnel oscuro y sombrío vas a encontrar un poco de luz que ilumine esas noches en vela.

Caerás en el sofá, desplomado, con las ganas por la bragueta y cerrarás los ojos mientras metes tu mano en los pantalones para masturbarte por sexta vez antes de desmoronarte en la cama para dormir tres escasas horas y tener que volver a abrir los ojos y enfrentarte, otra vez, a ti mismo.

Te girarás, como todas las mañanas, y verás los besos en la almohada y los orgasmos que me robaste; chocarás con la felicidad que nos faltó y te preguntarás cuántas noches más tendrás que aguantar el peso de tu conciencia, mi presencia indirecta en tu cama, el olor a sexo que desbordan los cajones, la ausencia de ropa interior por el suelo…

Y entonces te verás sin mí y dudarás cuántos abrazos habrían hecho falta para que me quedara una vida más contigo.

Te darás cuenta de que, a pesar de las volteretas, nunca supiste estar a mi altura y pensarás ‘ojalá no hubiese dormido nunca solo por no perder ni un solo minuto contigo’.

Y sentirás, de repente, que la vida murió el día que me dejaste marchar.