hands

hands

martes, 27 de mayo de 2014

Golpe de muerte.






Protesto el 'no' como forma de vida porque cuando digo 'no' siempre pienso 'sí', 'ojalá', 'siempre';
porque al cerrar esa puerta me he pillado los dedos,
las manos,
la vida entera y he pasado página de un libro en blanco en el que solo apareces tú.

Secuestro mis ganas de Navidad porque hace meses que odio el calor que no me das.

Acaricio el tiempo que he desperdiciado para que me perdone porque he sido una imbécil que se ha quedado quieta esperando que aparecieras cualquier domingo de todos los días de mi vida.

Le he dado un beso a la vida que pasa, pesa y me pisa.

Me he puesto al borde del precipicio,como ayer
y da igual lo mucho que duela, llegada a este punto y final: no me quiero salvar.

Fuimos algo tan precioso que no podía ser verdad así que al final dejamos de ser porque solo fuimos mentira y no llegamos a ser nada de esa verdad que nos faltó.

Me faltas tú y solo me quedo yo; como siempre, que me quedo y pierdo;
como siempre, que me quedo y te pierdo.

Nunca he tenido ni puta idea de lo que es mirar hacia atrás pero me doy por pérdida porque me he mirado en el espejo y he visto un cuerpo desconocido y una espalda vacía de todo;
pero no pasa nada, siempre he sido de quererme poco y que me quieras menos.

Desde que no estás hace demasiado calor como para no querer que lluevas dentro de mí,
desde que no estás estoy más sola aunque esté acompañada,
desde que no estás no me he levantado del suelo por miedo a caerme otra vez,
a que me derribes desde lejos y sin decir nada,
a que me dejes K.O con el silencio de los kilómetros.

Tengo muchas ganas de nada y al mismo tiempo de ti, que es lo mismo;
y la primavera es menos sexo desde que no deslizas tu mano por mi muslo para contarme al oído las ganas que tienes de no dormir para mirar por la ventana de mi cielo.

Después de tropezarme con el amor, de odiarte hasta el punto de creer que te he querido y de no rozarme con la boca mi lunar favorito he decidido bostezar ante todo este vacío;
no por aburrimiento, ni por hambre, ni por sueño -ni sueños- sino para empezar a comerme de una forma exquisita y suave todo esta capacidad que tengo de hacer poesía todos tus destrozos.


Pasaste de matar el tiempo,
los kilómetros,
las horas,
el invierno,
la tristeza,
las dudas,
y las noches

a dejar morir las ganas,
las sonrisas,
los besos,
el sexo,
y la osadía de querer querernos.



Me mataste a mí y,ahora, 
yo voy a matar este poema.

lunes, 19 de mayo de 2014

Frágil. Léase con cuidado.







He roto la copa con la que brindábamos antes de ayer.

Quiero hacer como Nerea;
mirar hacia atrás solo para ver el culazo que me hacen los vaqueros.


No quiero un amor imposible;
quiero un amor que me muerda la lengua y el alma;
que no me verse,
que me bese.

Morirnos en el accidente entre su espalda y mi boca;
su cuello y mis manos,
su polla y mi lengua.

Que entienda que estoy en ruinas por dentro, pero que me siga viendo preciosa;
que me haga perfecta,
y se deshaga por mis imperfecciones.

El tiempo no lo sé, pero la saliva lo cura todo;
así que no dudes en relamer cada herida;
en rozar cada esquina.

Recorrerme con los ojos;
que recorrerme es correrme muchas veces 
y quiero hacerlo con cada parte de tu cuerpo.

Entra sin llamar; despacio, que el sol nos mira;
acaricia sin mirar; lento, que la luna nos pille metiéndonos mano.

Que se nos vaya de las manos;
pero tú no te muevas,
quédate quieto.

Hazle cosquillas a las mariposas,
regálame un beso,
no pierdas esa media sonrisa, que yo tengo la otra mitad;
y entre los dos hacemos una;
y entre los dos nos deshacemos los nudos del ayer,
y entre los dos hacemos una noche perfecta.

Es bastante probable que alguno de los dos acabe por terminarse;
pero hasta que no nos pasemos, 
vamos a dejarnos la boca en el intento; 
mi amor.

No me hagas promesas;
hazme el amor.
No me hagas llorar;
hazme la cena con toda la tristeza que ya no tenemos.
No me hagas daño;
hazme creer para querer. 

Ponernos hasta arriba y venirnos abajo solo para quitarnos la ropa interior que nunca llevamos. 

Poner el grito en el cielo y que nos oigan hasta en el séptimo. 
Piso.
Sin ascensor y con vistas a ese cielo,
que es tu boca. 
Morir de bien de amores 
porque el mal que por ti no venga. 

Que tu canción favorita sean mis gemidos a media tarde y tu forma preferida la de mi boca al desnudarte.

Que me desvistas las piernas y que las midas a versos;
besándolas cada noche. 

Que me lluevas,que me rescates,que muevas mundos,que te empapes de mí;
que me desvistas de indolencia y te mueras por mis huesos. 

Que deshagas lo que los demás no han sabido hacer. 

Encontrar la felicidad que nunca he buscado y que huye de mí
-hija de puta.-

Entender que sin mí no soy yo,
pero que sin ti;
tampoco. 

Saber que corremos en la misma dirección para huir de nosotros cayendo en un vacío superficial marcado por la rutina de que el lunes a la ocho tengamos que dejar de follar.

Tener claro que no queremos dormir por miedo a despertar y descubrir que solo somos el sueño que nos quita el insomnio. 
No olvidar que vienes a romperme los esquemas,las normas y el hielo. 

Tragarte mi saliva y comerte cada noche tu mundo,
que esta entre mis piernas. 

Borra con el codo lo que otros no supieron escribir con las manos. 

Vete. 
Vete lejos;
déjame una mañana de sábado cuando el sol me acaricie y las cortinas ya no sepan qué es lo que tapan. 
Deja el café recién hecho encima de la mesa donde me abriste de piernas como si fuera ese regalo de Navidad que tanto esperabas. 

Vete,
pero guarda las cartas que nos metían por debajo de la puerta y que no recogimos por pereza o por no desgastar el suelo, ni el tiempo.


Vete. Corre. 
Y deja de complicarnos,
vete sin gritar ni media palabra. 

Vete un sábado soleado,
y vuelve un domingo de ramos con flores y lluvia;
porque todo el mundo sabe que los domingos de lluvia son los mejores para no hacer nada,
pero hacerte de todo. 

Así que coge ganas,papel y boli y vamos a planear el resto de nuestra vida.

Vete;
pero no me dejes.

Quédate,
y luego ya veremos.



martes, 13 de mayo de 2014

De mí y otras muchas muertes más.




Es verdad.. 

no sé preparar café.
Tampoco sé programar la televisión,
no me sé la letra de tu canción favorita,
no sé querer a medias, ni dejarme comida en el plato.

Suelo dormir más mal que bien; más bien poco y más mal mucho.
No tengo ganas -ojalá me dieras las tuyas-
me despierto con el pie izquierdo casi todos los domingos.

Me quiero poco y mal,
no sé cantar,
tengo miedo a casi todo y dudo una vez al día de mi vida.

Tengo nostalgia para dar y regalaros a todos,
lloro cada dos por mil veces al día.

Que sí, es verdad...

Tengo canciones clavadas en el corazón,
no tengo sueños, pero sí tengo mucho insomnio, ¿quieres?.

Me miro poco al espejo para no encontrarte,
echo de menos de más.

No sé decir mentiras, pero me las creo todas.
Soy capaz de morirme todas las veces que me mates a besos.

No tengo alas, ni mariposas, ni tiempo.
Ojalá fuera la respuesta a la incógnita de tu vida.

Tardo diez minutos en arreglarme por fuera;
pero todavía no he aprendido a hacerlo por dentro.

No sé pensar -si no es en ti-,
Sé dolerme a cada segundo de cada minuto de cada hora de cada día de la semana de todos los años de mi vida.

No tengo motivos porque nadie me los ha dado y tampoco los he buscado.
Se me da de puta madre ser pasado y me cuesta ser presente.
Me confundo de llave cada vez que entro en casa.

No sé dormir con pijama y suelo tachar después de escribir.
Odio madrugar y suelo dejarme las luces encendidas.
Nunca me voy sin despedirme y odio decir adiós.

Sí, es verdad...

Ato cabos y no sé deshacer el nudo de mi estómago,
No creo en la magia pero me han hechizado más de una vez.

Soy complicada, difícil, casi imposible; destructible.
Paso de buena a tonta y de tonta a hija de puta.

No sé ser razón, pero tengo mucha.
Vivo en una caída constante.
Todavía no he aprendido a cocinar; siempre se me quema todo por esperar demasiado.
Bebo mucho, bailo mal, pero es que vivo peor.

Tengo el odio por las nubes y el amor por los suelos;
no miro por donde piso y más de una vez la apatía me convence de que para hacer algo mal, mejor no lo hagas; y eso hago: nada.

No me gustan los lunes, ni los martes, ni los miércoles,ni los jueves,ni los viernes,ni los sábados y, por supuesto, tampoco los domingos; me despierto de mal humor y tengo tengo manías que no puedo remediar.

No veo fútbol, cruzo los semáforos en rojo y no sé sonreír cuando estoy triste.

Pero..¿sabes qué?

Tengo ojos de gata y suelo gastar más vida de la que tengo. 
También sé correrme pensando en ti y abrazarte desde lejos.

Sé prepararte el desayuno sin levantarme de la cama.
Me encanta abrir la ventana los días de lluvia y calarme de ti.

Puedo acariciarte sin tocarte, morir de amor y sonreír a quemarropa.
También sé volver a empezar cuando me disparan al corazón.
Sé lamerme las heridas de la espalda y soy perfectamente capaz de comprar flores cualquier día de la semana.

Me encanta gritar mi canción favorita y llorar porque sí.
También puedo vivir de poesía y comer a base de sonrisas.
Sé perderme entre la gente y no encontrarte nunca.

Aprendo de mis errores y siempre caigo en la cuenta -aunque tarde-.
Sueño despierta porque dormida me da miedo.
Soy persona, tengo principios y muchos finales.

Soy preciosa cuando no me miras, y tengo guardados secretos en el cajón de la mesilla.
Sé discutir conmigo misma para luego reconciliarme y quererme mejor que nadie.
Soy valiente por mí y por todos mis compañeros;
kamikaze enamorada;
superviviente,
historia sin acabar.

Además..

Sé comerme las noches más oscuras de Madrid
y follarme límites.

Puedo olvidarme de mí y ser un carnaval en tu pecho.
Soy perfectamente imperfecta y un arma cargada de mí misma.
Me bebo las ganas cada viernes y me atraganto por impaciente.

Me riego porque soy flor en primavera pero llevo el invierno por dentro;
y sé despertarme con la sonrisa a flor de piel.
Escucho mi canción favorita por dentro y soy una revolución de tulipanes de colores.

Sé encontrarme aunque no me busque,
lo siento por ti y por mí; y por todos los que no han querido sentirlo.
Quiero por encima de todos los peros, y me invento motivos aunque no los necesite.
Puedo pasar página sin cortarme y sigo pidiendo deseos cuando soplo pestañas,velas y dientes de león.

Digo la verdad y, además, te la enseño.
Sé esperar, sé volar sin salir de la cama y sé ser el escondite perfecto.

También...

Soy especialista en besar 'ojalás',

en naufragar en personas,
y sonreír y devorar a la vida.

Puedo tocar el cielo solo con ponerme de puntillas,
llegar lejos sin moverme del sitio,
irme de aquí sin salir de mí.

Se me da bien disimular, tener ganas y coger fuerza.
Suelo beber vino porque se fue,
y quepo en una canción de Andrés.

Tengo una imaginación que no me cabe en el sexo,
un corazón invencible y muchos quiero y puedo.
Sé dolerme de puta madre hasta florecer en invierno,
llevo poesía en el bolsillo y me acuerdo mucho de todo -a no ser que te olvide.- 

A veces puedo ser puente y suicida a la vez,
me encantan los precipicios altos y las palabras caras. 




Pero, sobre todo:
sé querer con los ojos cerrados,
por encima de mi cadáver 
y con el arma cargada apuntando hacia mí. 



lunes, 5 de mayo de 2014

Monotonía; esa puta.




Huyes.Vuelves.Vas.Vienes.
Quieres.Pierdes.Caes.Lloras.
Lloras.Lloras.Lloras.Lloras.
Casa.Abrazo.Canción.Vuelves a llorar.
Duermes.Huyes.Olvidas.Heridas.
Destrozas.Ríes.Recuerdas.Tropiezas.
Canción.Arriesgas.Pierdes.Lloras.
Huyes.Duermes.Escribes.Llamas.
Borras.Amas.Juegas.Besas.Piensas.
Bebes.Sales.No entras.Huyes.Olvidas.
Bebes.Bailas.Saltas.Sonríes.Recuerdas.Lloras.
Fumas.Lees.Olvidas.Follas.Abrazas.
Casa.Canción.Bailas.Caes.Piensas.Te jodes.
Lloras.Pierdes.Recuerdas.Tequila.
Huyes.Duermes.

Y vuelta a empezar.


viernes, 2 de mayo de 2014

La dulce violencia de volver a empezar o petición formal para que no te salves.





Te dí la mano y acabaste cogiéndome el corazón.

Te pedí que me mirases y no fuiste capaz de girarte para ver que estaba ahí.

No voy a escribir las más de cien mentiras que devoré,
tampoco voy a recordarte que hace poco querías salir corriendo a buscarme para encontrarte.
No quiero hablar de todo lo que nos hemos perdido;
de las intenciones, ni de las noches del 'te prometo que solo tú',
siempre nos hemos sabido a derrota,
en vez de sabernos de memoria.

Tal vez si hubieses probado a jugar a quererme
habríamos ganado la partida;
te habrías dado cuenta de que no hay mejor manera de morir que abrazado a mis ganas de follarte cada noche.

Estoy jodida
pero no contenta,
ni radiante;
resumiendo: estoy jodida.

Conozco precipicios para aburrir, 
pero,a la mierda; yo me hubiese tirado por el tuyo:
toda una vida.

Tengo el corazón sin hacer, 
la cama,
el café,
y el amor.

Préstame un poco de tu indiferencia, tu impasibilidad, tu indolencia, tu desdén;
sonríe a las jodidas mañanas,
vamos a emborracharnos los viernes y a disimular;
vamos a hacer como si todo este follón de ir, volver, fines de semana, sexo sinsentido, estaciones que parecen terminales, monstruos que no se quieren morir.... 
como si todo este jaleo no hubiese pasado, 
porque tú nunca quisiste pararte en mi estación y yo era el tren de tu vida.

Enamorarse es la hostia
y yo soy la tuya;
la que te ha faltado.

No nos hacían falta alas para volar, 
solo las ganas de huir y las noches de arrebatos sinceros de echarnos de menos desnudos por dentro y las ganas de desvestirnos por fuera.

Brillas por tu ausencia, cabrón.
Y yo te escribo esto para ponerte los puntos sobre las íes, 
pero contigo no me sale ni el punto y seguido.

Cambiaría la poesía,
el viento,
las flores 
y cualquier otra droga 
por un roce de tu piel que se lleve todo este estropicio;
que me lleve a mí,                                                                                                      contigo.
Que me traiga sueños y se lleve el insomnio,
que me deje sin palabras y que la felicidad, por un jodido instante, se corra de alegría al verme.

Estaría de puta madre;
y yo, también.

No soy musa, ni mucho menos poeta, ni poesía;
pero puedo ser tu última bala, tu secreto mejor guardado y el único que quieras contar, tu éxtasis, puedo ser tu gata y comerte la lengua, puedo ser sed y saciarte al mismo tiempo, puedo ser el 'ella' de tu Madrid, tu amante, tu amada, tu último beso, tus ganas de follar, tu revista porno favorita, tu droga o tu felicidad.


Porque no nos vamos a engañar:
si estás leyendo esto,
es porque 
todavía quieres morirte entre mis flores.

No seas imbécil.
vamos a jugar a que no me has perdido,
vamos a tropezar con la misma pena,
vamos a romper a volar,
vamos a desnudar al amor para tener menos frío.

No seas imbécil:
 ven, que tu mirada es mi mundo,
ven, que mi poesía eres tú,
ven, que vamos a jugar a destrozar la razón para que nos quede solo el corazón.



Ven;
porque no nos vamos a engañar:
si estás leyendo esto,
es porque todavía quieres morirte entre mis flores;
y yo que te lo escribo,
estoy deseando que vivas entre mis piernas.