hands

hands

miércoles, 31 de julio de 2013

Primera persona del modo indicativo.

Tengo muchos finales sin escribir.
Historias sin acabar.

Notas por la mitad,
rotas.
Papeles arrugados.

Pero también tengo canciones,
y lazos,
y pétalos de rosas que un día estaban más vivas que yo.

Tengo quemaduras,
cicatrices,
y alas rotas.

Pero también tengo dibujos,
y cartas,
y fotos reveladas.

Tengo noches de fiesta,
y droga de sobra para dos.

Tengo un veintisiete de septiembre.
Tengo cuadros guardados,
empolvados de recuerdos.

Tengo algunos lunares que te pueden contar todas las veces que me han tocado.
Tengo,también,gente.
Personas.

Tengo un sombrero,
y entradas de conciertos.

Letras de canciones de Sabina,
de Andrés,
y de Pedro.

Tengo un par de ceniceros,
que son bolas del mundo;
y a veces están hasta arriba.

Tengo explicaciones,
y dudas.
Y excusas.

Tengo una cama;
que ha visto y soñado, y cantado, y sentido casi lo mismo que yo.

Tengo personas favoritas.
Te tengo a ti.
A tu espalda.

No tengo una guitarra,
pero me encantaría.
Tampoco tengo musas.
Ni prisa.
Ni prosa.

Pero tengo abrazos fuertes.
Y una caja llena de él.

Tengo disparos,
y una clavícula que te echa de menos.

Tengo aguaceros, y mapas.

Tengo unas manos manchadas.
Y ojos que,a veces,se encharcan.

Tengo lunes en la retina,
y polvo entre los dedos.

Tengo y quiero.
Te tengo,
y te quiero.

Tengo algún viaje marcado,
y silencios incómodos.

Tengo caras de pena,
guardadas para sobrevivir en primavera.

Tengo miedo.
Y maletas para volver.

No tengo tiempo,
pero tengo años.
Y una piedra con la que me encanta tropezar.


Tengo sexo en las mejillas,
y ganas entre las piernas.





Tengo un corazón.

Y un te quiero en la punta de la lengua.






jueves, 18 de julio de 2013

A viva voz.

Quiero respirar.
Respirar bonito.
Respirar de ti, contigo, por ti.

Estoy preciosamente incompleta sin ti.

A medias estoy más guapa,
y sin medias ni te cuento.

Son las seis menos diez;
y aquí hay un cenicero lleno de ti,
y no estás.

Vamos a buscar razones,
que están escondidas.
Hijas de puta.

Esto es como cuando te miro y tiemblo;
y bailas,
y me quieres.

Todo mentira.


No me estás dejando vivir.
No me estás dejando.
No estás.


Me estáis oyendo,
Pero no escuchando;
y hacéis de puta madre.

Yo te describo por no escucharme.

La última vez me supiste a poco,
a mala despedida,
a nudos deshechos,
a historia en blanco.

Lo único que quiero es
quererte
menos.

Propongo un baile en cuerdas de tender la ropa;
propongo una boca-nada nueva.
propongo un polvo en los baños de cualquier bar.
propongo un todo,
menos tú.

Un todo sin ti es nada.
Una nada más bonita que todo;
pero lo más bonito sin ti es lo más triste,
y lo más triste es lo más bonito.
Yo qué sé.

Contamos historias,
Cantamos historias,
Caemos en historias,
Morimos en historias.
Cuentos.
Fábulas.

No habléis de amor si no os habéis cruzado en su camino.
No habléis de maravillas si no os ha metido en su cama.
No habléis de música si no le habéis escuchado.
No habléis de gigantes si no le habéis visto.
No habléis.

Destrozas a cada paso que no vienes.

Abocada a mi fracaso;
tú.
Mi vaso medio vacío.
Mi casa sin amueblar.

Porque ninguna vez estuviste,
Y en todas esas te quise.


Para ser feliz eres demasiado infeliz.

Para quererme hace falta valor,
y bares rozando amaneceres.

Para echarte de menos hago falta yo. Y muchas canciones.
Tristes.

No estoy hablando de amor.
No estoy hablando de poesía.
No estoy hablando de sexo.
Estoy hablando de TI.



Resumiendo;
posiblemente la próxima vez que me corra estaré pensando en ti.
Y no será contigo.









martes, 2 de julio de 2013

Me he visto.

Una vez
vi una niña por los tejados,
pidiendo siete vidas.

Una vez
me vi andando entre límites,
sin caerme.

Una vez
vi pájaros bebiéndose el mar,
a tragos largos.

Una vez
volé,
sin salir de la cama.

Una vez
salté por el precipicio,
y ni rastro de arañazos.

Una vez
toqué el cielo,
y solo estaba de puntillas.

Una vez
me dispararon al corazón,
y sangré por la boca.

Una vez
leí un libro,
por encima de tu hombro.

Una vez
vi a la soledad,
dando la mano a la tristeza.

Una vez
miré fijamente a los ojos a un gato inmortal,
y me cantó a la sombra de la luna.

Una vez
fui amante,
sin ser amada.

Una vez
mordí con la mirada un par de manos que no hacían más que tocar lo prohibido.

Una vez
escuché a Sabina decir que "amores que matan,nunca mueren";
y desde entonces me he suicidado cada noche.

Una vez
leí "no me hablen de paisajes si no han visto su cuerpo",
y se hizo el silencio;
y escuché todo lo que me querías.

Una vez
me salpicaron lágrimas suyas,
y hasta hoy no he podido quitarme el sabor a infelicidad.

Una vez
me dejé llevar,
y acabé donde empecé.

Una vez
tuviste un accidente en mi espalda,
y te quedaste,inmortal,entre mis vicios.

Una vez
me descosí cada punto y aparte,
para que siguieras.

Una vez
tu,
y desde entonces ya no quedo.

Una vez
fui error,
y no me cometieron.

Una vez
viniste,
y te quedaste.

Una vez
me desnudó el viento,
y te esperé sentada tiritando del tiempo.

Una vez
te escribí,
y me leíste.

Una vez
te creí mi camino,
y salté sin mirar.


Una vez no fue lógico,
Una vez fue amor.


Y te lo haría mil veces más.